¿Se consideran bienes gananciales la indemnización por Incapacidad Permanente Total?

María José Solano abogada especialista en derecho de familia explica este controvertido asunto.

Se trata de un asunto controvertido pero sobre el que por fin, el Tribunal Supremo ha unificado doctrina recientemente

¿qué ocurre en caso de divorcio, con la indemnización que uno de los cónyuges ha percibido como indemnización por una Incapacidad Permanente Total?
Antes de hablar de este caso real que ha dado lugar a la sentencia del TS vamos a aclarar algunos conceptos básicos al respecto, por un lado, una Incapacidad permanente total es aquella que incapacidad que impide al afectado la realización de todas las tareas fundamentales de su profesión habitual, pero le permiten poder dedicarse en el futuro a otra profesión distinta.

Este tipo de incapacidades pueden derivar de enfermedad común, o, como ocurre en muchos casos, ser por contingencia profesional, ya sea por accidente laboral o por enfermedad profesional, en este último supuesto, si ha existido incumplimiento normativo en materia de prevención de riesgos laborales por parte de la empresa, el trabajador puede optar a percibir una indemnización por la responsabilidad civil derivada de dicho accidente y asimismo, cuando la incapacidad permanente deriva de accidente de trabajo y el convenio colectivo por el que se rige la empresa del trabajador lo recoja, también puede optar a ser beneficiario de la indemnización estipulada en dicho convenio.

Las indemnizaciones anteriormente mencionadas, por supuesto son compatibles con la pensión mensual abonada por la Seguridad Social, calculada en función de las cotizaciones y circunstancias personales y familiares de cada trabajador.

La cuestión es…

¿si una persona percibe una indemnización por este concepto y decide separarse? ¿se considera dicha indemnización bienes gananciales?

 
En caso de un divorcio, nos explica María José Solano abogada especialista en derecho de familia de dPG Legal, una de las primeras tareas que se lleva a cabo es la de elaborar el correspondiente inventario de la sociedad de gananciales para liquidar la misma, y proceder con el cuaderno particional. En caso de que uno de los cónyuges perciba una indemnización, pongamos por ejemplo de 100.000 €, lo normal es que la otra parte trate de incluir dicha compensación como activo de la sociedad de gananciales, hasta ahora, a este respecto, los Jueces y Tribunales no venían aplicando el mismo criterio, y por tanto existían sentencias contradictorias, pero recientemente el Tribunal Supremo ha resuelto unificado doctrina pronunciándose respecto de este tema concreto, y considera que dicha indemnización debe considerarse que se trata de un bien privativo, por ser bienes inherentes a la persona que su finalidad, en este caso concreto, es el de minimizar el daño sufrido por esa persona, vemos por tanto lo recogido en el Artículo 1.346 del Código Civil en sus puntos 5 y 6, que nos dice:

5 – “Los bienes y derechos patrimoniales inherentes a la persona y los no transmisibles inter vivos”
6- “El resarcimiento por daños inferidos a la persona de uno de los cónyuges o a sus bienes privativos”

En el recurso que se planteó ante el Tribunal Supremo, una de las partes alegaba que la indemnización “había sido abonada por un seguro como consecuencia de haber sido incapacitado para toda profesión, por lo que se trataría de un bien inherente a la persona, mientras que la otra parte alegó lo contrario conforme al punto 1 del artículo 1.347 del Código Civil -que establece que son bienes gananciales “los obtenidos por el trabajo o la industria de cualquiera de los cónyuges”

Divorcio e indemnizacion por Incapacidad permanente total

Finalmente el Tribunal Supremo se ha pronunciado al respecto unificando  doctrina y nos dice que:

“la indemnización por incapacidad permanente absoluta cobrada por un cónyuge durante la vigencia de la sociedad en virtud de una póliza colectiva de seguro concertada por la empresa para la que trabajaba tiene carácter privativo”

Y por lo tanto, dicha indemnización queda totalmente excluida de los bienes que deben considerarse como bienes gananciales del matrimonio.

Por último, se concluye incluyendo también a los herederos:

“Puesto que la indemnización está destinada a asegurar una utilidad personal al cónyuge beneficiario no sería razonable, dada su función, que al disolverse la sociedad correspondiera una parte al otro cónyuge (o incluso, en su caso, a los herederos del cónyuge)”.

Incapacidad Permanente