Reclamar seguro de vida por incapacidad permanente

Reclamar seguro de vida por incapacidad permanente

Si tu situación es que te han diagnosticado una incapacidad permanente y cuentas con un seguro de vida que te cubra en este caso, tenemos mucho para contarte.

En primer lugar, cobrarle a una empresa de seguros por el concepto de incapacidad permanente, es una ardua tarea que puede conllevar mucho tiempo y un gran desgaste emocional. Las aseguradoras son especialistas en alegar toda clase de motivos para esquivar esta responsabilidad. No obstante, si en la póliza está estipulado que, además de cubrir a tus familiares en caso de fallecimiento, deben indemnizarte por incapacidad permanente, lo tendrán que hacer.

¿Cómo cobrar la incapacidad permanente a un seguro de vida?

En primer lugar, si al momento de que te diagnostican incapacidad permanente, tienes contratado un seguro de vida, o incluso de otra índole, como puede ser de un préstamo, acerca del cual ignoras si cubre estos casos, revísalo, porque de acuerdo a la norma general, esta cobertura está incluida. Una de las razones por las que las aseguradoras pueden evitarse de pagar una indemnización por este concepto, es precisamente porque las personas ignoran que existe.

Ahora que ya sabes que tienes derecho a ella, veamos cómo se reclama.

Lo que necesitas para reclamar la indemnización es:

  • Contar con la resolución del INSS: para que la puedas cobrar la indemnización, es necesario que el INSS te extiende un reconocimiento definitivo por incapacidad permanente. Es importante tener en cuenta que si en dicha resolución consta que la incapacidad es temporal o se estipula que hay un margen para mejoras, el cobro de la indemnización podría hacerse muy complicado.

 

  • Notificar a la compañía: con el reconocimiento del INSS en mano, solo resta que le comuniques tu incapacidad a la compañía de seguros.

 

A partir del momento de la notificación, la empresa cuenta con cuarenta días para hacer efectivo el pago. Sin embargo, es aquí cuando puede iniciarse una batalla con la compañía debido a su negativa a pagar.

Plazo para reclamar una indemnización por incapacidad permanente

De acuerdo al Artículo 23 de la Ley de Contrato de Seguros, el plazo para reclamar una indemnización por incapacidad permanente, ya sea total o absoluta, por concepto de seguros de personas es de cinco años.

¿Por qué puede la aseguradora negarse a pagar?

Además de rechazar el hecho de pagar una indemnización por una incapacidad temporal o que aún presenta la posibilidad de un margen de mejora, las aseguradoras pueden hacer lo siguiente:

  • Solicitar evaluaciones médicas adicionales: aunque hayas presentado la resolución definitiva del INSS por incapacidad permanente, la aseguradora puede intentar desmotivarte a que intentes seguir adelante con tu intento de cobro de la indemnización, o simplemente demorar el pago, mediante la solicitud de evaluaciones médicas adicionales. Es aquí que tu historial clínico puede ser tu principal aliado. Necesitarás hacer una recopilación de todos ellos, ya que es allí que figurarán las valoraciones que has tenido a lo largo de tu vida antes de ser víctima de la incapacidad. Con este historial médico estarás probando lo que probando que no es verdad lo que muy probablemente dirá la empresa de seguros: que las enfermedad o lesión que provocó tu incapacidad permanente, estaban presentes antes de que contrataras el seguro.

 

  • Carácter revisable del informe del INSS: el reconocimiento del INSS cuenta con carácter revisable, y esto es algo que casi ninguna aseguradora dejará pasar. Lo que entra en juego en tales circunstancias son las cláusulas, ya que algunas aseguradoras dejan en claro en sus cláusulas que solo aceptarán una resolución definitiva por parte del INSS, mientras que otras no lo aclaran. En este caso de existir una cláusula al respecto, el cobro de la indemnización puede tornarse complicado, ya que el INSS puede revisar la incapacidad permanente hasta que llegues a la edad de jubilación.

 

  • Rechazo del pago por alusión a las cláusulas de la póliza: este es el más común de los casos. La empresa alegará que las cláusulas de la póliza, de acuerdo a los artículos 10 y 89 de la Ley de Contrato de Seguro, la eximen de hacer efectiva la indemnización que te encuentras reclamando. En este caso, la única posible vía para que puedas cobrar es mediante una reclamación legal.

¿Qué hacer si la compañía se niega a pagar aludiendo preexistencia de la enfermedad o lesión?

En el reclamo legal, lo que se alegará es que la póliza se firmó en el lugar mismo de su contratación, sin que el asegurado se viera obligado a presentar examen de salud alguno. Esto, sumado al hecho de que el deber que tú asumiste al comprometerte a responder con veracidad el cuestionario de salud cuando contrataste la póliza, hace que la empresa deba asumir la obligación que contrajo de pagarte una indemnización en caso de incapacidad permanente.

¿Qué sucede cuando se pide un período de revisión?

La mayoría de las aseguradoras se amparan en la cláusula de la revisión. Si tu incapacidad tuviera carácter revisable, aunque tú mismo solicitaras dicha revisión, no te garantiza que te concedan la incapacidad permanente.

Mientras tanto, si esta cláusula existiera, no habrá derecho a que cobres la indemnización hasta que se revise, lo cual demora aproximadamente dos años, y se te conceda la incapacidad de carácter permanente.

Para empeorar este asunto, los dos años suelen alargarse y no hay nada que te garantice que podrás obtener tu incapacidad permanente antes de los sesenta y cinto años, que es la edad de jubilación.

Lo único que se puede hacer en estos casos, es revisar que exista tal cláusula en la aseguradora, ya que, en caso contrario, la empresa estaría incumpliendo contigo y podrás hacer la reclamación correspondiente.

Documentación a presentar al solicitar la indemnización por incapacidad

  • Solicitud del seguro con su propuesta inicial
  • Condiciones generales, particulares y especiales de la póliza contratada
  • Cuestionario de salud
  • Informes médicos
  • Historia clínica
  • Comprobante de los tratamientos médicos y de rehabilitación
  • Resolución del INSS de incapacidad permanente

 

 

 

 

Incapacidad Permanente