Consideraciones generales y relación con el contrato de trabajo

Consideraciones generales y relación con el contrato de trabajo

La declaración de una incapacidad permanente del trabajador tiene relación con la extinción del contrato de trabajo.

Los grados de gran invalidez, invalidez absoluta e invalidez total para la profesión habitual, suponen la extinción del contrato de trabajo.

Debemos aclarar que existe un supuesto particular, recogido en el artículo 48.2 del Estatuto del Trabajador, en el caso de declararse la incapacidad permanente en estos grados, pero cuando a juicio del órgano evaluador que declara la incapacidad permanente del trabajador, es previsible la mejoría de éste. En este caso, no hay extinción sino suspensión del contrato de trabajo, con reserva del puesto de trabajo durante dos años.

Esta obligación del empresario, fue establecida por Decreto de 2 de marzo de 1944, sin que haya sido derogado a día de hoy. En caso de pluriempleo, la indemnización debe ser abonada por cada uno de los empresarios, según estableció la Resolución de 13 de enero de 1947.

Algunos Convenios Colectivos establecen indemnizaciones en caso de fallecimiento del trabajador, Gran Invalidez o de Incapacidad Permanente Absoluta o Total.

En el caso de que la incapacidad permanente sea calificada de total para la profesión habitual, el empresario puede optar por rescindir la relación laboral, o por dar otro puesto de trabajo al trabajador/a, adecuado a su incapacidad total.

La incapacidad permanente total “puede” acarrear la extinción de la relación laboral, y ello porque cabe la posibilidad de que el empresario recoloque al trabajador en otras labores adecuadas a su situación. Sin embargo, la incapacidad permanente absoluta y la gran invalidez provocan la extinción de la relación laboral automáticamente tras su declaración.

Si necesitas más información en cuanto a extinción del contrato laboral visita nuestra web especializada en indemnizaciones por despidos

Incapacidad Permanente